Segundo rescate de Grecia, ¿alargar la agonía innecesariamente?

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Grecia-segundo-rescate

Trece horas de intensas negociaciones necesitaron los ministros de Economía y Finazas de la eurozona para aprobar el segundo rescate por valor de 130.000 millones de euros para Grecia con el objetivo de evitar la quiebra del país heleno y su consiguiente salida del euro. En la reunión estuvieron presentes también el primer ministro griego, Lucas Papademos, la directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, y el Instituto Internacional de Finanzas (IIF), representado por Charles Dalla, su director general. Una ayuda que exigirá un importante desembolso a la Eurozona, obligará a Grecia a ceder parte de su soberanía.

El acuerdo estuvo bloqueado durante bastantes horas por dos puntos especialmente conflictivos: la pérdida de soberanía de Grecia y la participación privada de los bancos, que será al final mucho mayor de lo esperado. La necesidad urgente de esta ayuda, obligó al gobierno heleno a aceptar las condiciones. El acuerdo incluirá medidas para lograr reducir la deuda de Grecia, que actualmente es del 160% del PIB, hasta el 120,5% del PIB en el año 2020.

Uno de los puntos claves del plan de asistencia financiera aprobado es la participación del sector privado en el rescate. Para ello ha sido fundamental que la banca, ante la presión de Alemania y Países bajos, haya aceptado perdonar unos 107.000 millones de euros y la quita real pase del 70 al 75%. Entre otras medidas, el Eurogrupo rebajará también los tipos de interés que cobra a Grecia por el primer rescate que de 110.000 millones de euros.

Como contrapartida, Grecia tendrá que ceder soberanía a la UE en materia presupuestaria. Los fondos del rescate se ingresarán en una cuenta bloqueada para asegurar que se destinen fundamental al pago de la deuda. Asimismo, una troika permanente formada por miembros de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) estará presente en Atenas para supervisar que se apliquen las reformas pactadas para revertir la situación. De este modo, auditará todas las decisiones que vaya adoptando el gobierno heleno.

Grecia también tendrá que poner en marcha antes de finales de este mes una serie de medidas previas en el sector de la sanidad, los impuestos, la reforma de pensiones, la mejora de la viabilidad de las estadísticas, la regulación y la supervisión financiera y la reforma laboral, entre otras.

Ahora bien, ¿servirá para algo este segundo rescate? La realidad es que Grecia seguirá teniendo un alto riesgo de quiebra una vez finalice el segundo rescate en 2014. Por lo que realmente este segundo rescate puede ser un nuevo parche que tendrá, además, un alto coste para los países miembros de la Unión Europea. El primer rescate ha demostrado que ni miles de millones podían ayudar a salvar la situación de los helenos.

Europa pretende salvar el euro como sea, pero sin tener en cuenta el alto coste que está suponiendo salvar una economía tan pequeña como es la griega. Es como dar una aspirina a un enfermo sin tratar el problema de fondo. Ningún banco o particular confía ya en Grecia por lo que no van a invertir en su deuda. El rescate es pan para hoy y hambre para mañana.

Tal vez, al final la Unión Europea se de cuenta que la decisión más acertada sería dejar salir a Grecia del euro y de la Unión Europea, ya que es también una cuestión de mentalidad y los que controlan la economía griega (principalmente sus políticos) no están por la labor de cambiar la mentalidad que ha llevado a Grecia a la delicadísima situación actual.

Por:
Etiquetas: , ,
Categorías: Destacados, General


0 Comentarios Enviar un comentario