Protege tu inversión con fondos monetarios

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Los FIAMM (o Fondos de Inversión en Activos del Mercado Monetario) también se conocen como fondos monetarios o fondos de dinero. Es una categoría de fondos de inversión que por ley debe tener invertido al menos un 90% de su cartera en renta fija a corto plazo (vencimiento no superior a 18 meses).

105100291

La rentabilidad de los fondos monetarios está muy relacionada con la evolución de los tipos de interés a corto plazo. Si, por ejemplo, los tipos de interés en el corto plazo se sitúan en el 2%, la rentabilidad anual esperada para estos se sitúa entre 1% y el 3%.

Los fondos monetarios son productos con muy poca volatilidad (sujetos a pocos cambios) y están diseñados para aquellos inversores más conservadores para los que la palabra riesgo no entre en su vocabulario. Los fondos monetarios resultan también muy interesantes en periodos de incertidumbre o de crisis y como refugio temporal ante la inestabilidad de los mercados.

¿Qué ventajas nos ofrecen los fondos monetarios?

Generalmente no requieren grandes cantidades de dinero. Los costes se repartirán entre todos los partícipes. Además, una vez realizada la inversión mínima inicial en el fondo monetario puedes seguir haciendo aportaciones periódicas por cantidades no muy elevadas.

Son fáciles de comprar y vender. Si quieres suscribir participaciones de un fondo monetario puedes hacerlo bien directamente en la ventanilla de tu banco o caja de ahorros que sea depositario del fondo, bien por teléfono, o a través de tu ordenador.

Son instrumentos perfectamente regulados. Los fondos monetarios están regulados por la Ley y Reglamento de las Instituciones de Inversión Colectiva y están supervisados por  la Comisión Nacional del Mercado de Valores, además de por la propia entidad depositaria que tiene la obligación de supervisar y vigilar la actuación de la entidad gestora.

Están gestionados de forma profesional.

En definitiva, los fondos monetarios se convierten en la mejor opción para invertir en determinados mercados de no muy fácil acceso para el pequeño inversor así como para aquellos inversores que no dispongan de los medios necesarios para crearse su propia cartera de valores.



0 Comentarios Enviar un comentario