EE. UU. rebajará los salarios de las empresas públicas

El presidente de EE. UU, Barack Obama está dispuesto a acabar con los desmanes salariales y los excesivos bonus de los altos ejecutivos, sobre todo de las empresas intervenidas con dinero público en los planes de rescate financiero.

cerdo-hucha

Así, el departamento del tesoro estadounidense estaría elaborando un plan para que los directivos de las mencionadas empresas y bancos que hayan recibido ayudas públicas disminuyan un 50%, las remuneraciones totales, incluyendo el bonus, según las fuentes consultadas por Bloomberg y The New York Times. Esto supondría que el sueldo fijo que perciben en metálico, sin contar el bonus (que incluye acciones, opciones sobre acciones, seguros y fondos de pensiones), se vería rebajado en un 90%, si se compara con lo que cobraron el año anterior.

Entre estos altos cargos se encuentran los directivos al frente de las grandes entidades financieras como Citigroup o Bank of America, que serán los más afectados por el plan que el Tesoro presentará esta misma semana. Y es que la indignación por los elevados salarios de estos directivos y las millonarias indemnizaciones que han cobrado muchos de los directivos al abandonar estas empresas han “molestado” a la administración Obama al ver cómo la población se indignaba al ser testigos de cómo algunos de los principales culpables de la crisis se iban de “rositas”, y para más inri, embolsándose el dinero público de los rescates financieros.

El objetivo de este nuevo plan es que las siete empresas y entidades que hayan recibido la principal partida de dinero público recorten el salario fijo de sus 25 ejecutivos mejor pagados en un 90%. En algunos casos, el sueldo en metálico que reciben podría ser compensado con remuneración en acciones, pero tendrían restricciones para venderlas, evitando así que pudieran mantener el salario llevando a cabo esta “trampa”.

Timothy Geithner, el secretario del tesoro estadounidense, ya dio un aviso horas antes al dejar caer un duro comentario sobre que el pago masivo de bonus en Wall Street ha sido «profundamente ofensivo» mientras se rescataba empresas con dinero del contribuyente.

Además, se ha creado la figura del vigilante de estos supersueldos, Kenneth Feinberg, tendrá que supervisar gastos como el servicios de limusinas o  los viajes en aviones privados, siempre que .
superen los 25.000 dólares.

Imagen: clspeace

Contenidos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *