Contratos por vía electrónica

Autor: Comentar
Comparte este artículo
La revolución que ha supuesto internet y las nuevas tecnologías han producido numerosos cambios y mejoras en el mundo mercantil, así como en la formalización de contratos. Así, el ordenamiento jurídico español se adaptó a los nuevos tiempos, recogiendo estos nuevos contratos electrónicos en la Ley 34/2002 de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico. Estos contratos por vía electrónica se han extendido en el ámbito empresarial y también entre consumidores y usuarios, pasando a ser los más utilizados por la gran comodidad que suponen para las partes contratantes, ganando en tiempo y dinero.

contrato

Lo primero que habría que señalar es que no se trata de un tipo de contrato diferente al que se realiza por otros medios, sino que su nombre viene dado por el medio electrónico por el que se celebra. De tal manera, estos contratos tendrán la misma validez y producirán los mismos efectos jurídicos que el contrato tradicional. Sin embargo, aparte de los requisitos generales para la realización de un contrato, tendrán que cumplir con una serie de requisitos especiales u obligaciones que establece la citada ley:

  • Obligaciones previas:

– “…el prestador de servicios de la sociedad de la información que realice actividades de contratación electrónica tendrá la obligación de poner a disposición del destinatario, antes de iniciar el procedimiento de contratación y mediante técnicas adecuadas al medio de comunicación utilizado, de forma permanente, fácil y gratuita, información clara, comprensible e inequívoca sobre los siguientes extremos:

  1. Los distintos trámites que deben seguirse para celebrar el contrato.
  2. Si el prestador va a archivar el documento electrónico en que se formalice el contrato y si éste va a ser accesible.
  3. Los medios técnicos que pone a su disposición para identificar y corregir errores en la introducción de los datos, y
  4. La lengua o lenguas en que podrá formalizarse el contrato.”

Sin embargo, el prestador no tendrá esta obligación de informar cuando ambas partes así lo acuerden y ninguno de ellos tenga la consideración de consumidor.

– Las ofertas o propuestas de contratación realizadas por vía electrónica serán válidas durante el período que fije el oferente.

– Con carácter previo al inicio del procedimiento de contratación, el prestador de servicios deberá poner a disposición del destinatario las condiciones generales a que, en su caso, deba sujetarse el contrato, de manera que éstas puedan ser almacenadas y reproducidas por el destinatario.

  • Obligaciones posteriores a la celebración del contrato:

– “El oferente está obligado a confirmar la recepción de la aceptación al que la hizo por alguno de los siguientes medios:

  1. El envío de un acuse de recibo por correo electrónico u otro medio de comunicación electrónica equivalente a la dirección que el aceptante haya señalado, en el plazo de las veinticuatro horas siguientes a la recepción de la aceptación, o
  2. La confirmación, por un medio equivalente al utilizado en el procedimiento de contratación, de la aceptación recibida, tan pronto como el aceptante haya completado dicho procedimiento, siempre que la confirmación pueda ser archivada por su destinatario.”

Por lo demás, como hemos dicho se tratan de contratos exactamente igual que los tradicionales, y como tal se podrán admitir como prueba en un juicio. Sin embargo, a pesar de lo dicho, hay que indicar que estos contratos electrónicos no son válidos para contratos relacionados con el Derecho de familia y sucesiones.

Algunos de estos nuevos tipos de contrato electrónico estarían los contratos de hosting, creación de páginas web, licencias de software, outsorcing…Por otra parte, el derecho español establece una serie de derechos especiales para los consumidores en este tipo de contratos, dada su especial naturaleza.

Dentro de estos contratos, se podrían señalar distintos tipos: contrato electrónico de comercio directo o indirecto, en función de si el contrato requiera de la presencia física o no del prestador en la entrega de los bienes o servicios. Contrato electrónico puro o mixto, según las partes declaren su voluntad por medios exclusivamente electrónicos (páginas web, correo electrónico…) o requiera también algún otro tipo de manifestación de la voluntad más tradicional. Contratos electrónicos de consumo o mercantiles. En los primeros, al menos una de las partes es consumidor y en los otros las dos partes son empresa o profesionales. Hay que distinguir entre contratos de entrega de un bien, ya sea material o inmaterial, y contratos de prestación, cuando se preste un servicio.  En función de la forma de pago elegida, tendremos también contratos con pago electrónico y contratos con pago tradicional (efectivo, cheque…).

Por:
Etiquetas:
Categorías: Destacados, General


0 Comentarios Enviar un comentario


    Utilizamos cookies propias y de terceros para generar estadísticas de audiencia y mostrar publicidad personalizada analizando tu navegación. Para poder seguir navegando necesitamos que aceptes su uso. más información

    Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

    Cerrar