Cómo afectan los factores ambientales a la productividad

Autor: Comentar
Comparte este artículo
Muchas veces las empresas se centran en los procesos organizativos y productivos de la organización y se olvidan de cuidar los factores ambientales de los centros de trabajo. Como vamos a ver esto es un grave error, pues dichos factores pueden afectar, y mucho, a la productividad.

Cómo afectan los factores ambientales a la productividad

Factores ambientales y productividad

Cuando hablamos de factores ambientales en el trabajo, nos estamos refiriendo a las condiciones térmicas, acústicas y visuales principalmente. Vamos a ver cómo influye cada una de ellas:

El ruido y la productividad

Tal vez sea el factor más determinante, a la hora de hacer un trabajo en un ambiente ruidoso. El ruido está considerado el factor que más afecta al estrés laboral. Ya sea un ruido prolongado o uno más fuerte más esporádico acaban provocando estrés.

El ruido provoca cansancio en los trabajadores, el organismo de toda persona sometida a un ruido continuo o excesivo acaba dando señales de cansancio. Si el ruido es excesivo dificulta la comunicación entre los miembros del equipo de trabajo. Esto se puede comprobar especialmente en oficinas abiertas en las que el ruido ambiental a veces hace difícil hablar y entenderse entre los propios trabajadores.

Además el ruido es una fuente de distracción continua que impide concentrarse en el trabajo y dificulta poder hacer varias tareas a la vez. Por todo ello a la hora de plantearnos la idoneidad de un local como centro de trabajo debemos pensar muy bien la distribución de los distintos puestos así como asegurar un correcto aislamiento acústico en la estructura de la misma.

Condiciones térmicas

La temperatura ambiente en el lugar de trabajo, sin ninguna duda, juega un papel fundamental en la productividad de los trabajadores. Esta variable ha sido tradicionalmente una fuente de discusión entre los trabajadores, pues es un factor que no es igual para todas las personas, por lo que lo ideal es mantener un rango de temperaturas moderadas en la oficina, típicamente lo ideal sería mantener entre 23ºC y 25ºC en verano y entre 21ºC y 23ªC en invierno.

Debemos tener en cuenta que los excesos de temperatura son malos, tanto si son muy altos como muy bajos, y pueden producir en el trabajador lo que se conoce como estrés térmico el cual provocará una reducción de la capacidad de concentración, apatía y propensión a la irritabilidad, disminución de la capacidad de la memoria y en casos extremos incluso mareos, vértigos y problemas circulatorios.

Para evitar todos estos problemas es importante que la oficina tenga un adecuado aislamiento térmico y una buena climatización.

El ambiente visual de la oficina

Aquí incluimos sobre todo la iluminación tanto ambiental como la del puesto de trabajo. A la hora de hacer su trabajo es fundamental que el trabajador tenga una correcta iluminación. Si el centro de trabajo tiene una iluminación inadecuada enseguida aparecerán los problemas: Fatiga visual, agotamiento, dolor de cabeza y estrés. Si los trabajadores deben estar forzando la vista continuamente para fijarse en la pantalla o los documentos que tengan delante afectará a su estado de ánimo y a su productividad.

Resumiendo, aquellas empresas que procuren unas condiciones ambientales óptimas, conseguirán aumentar su productividad además de hacer que sus trabajadores estén más sanos y motivados.

Por:
Etiquetas:
Categorías: Empresas


0 Comentarios Enviar un comentario