Comentarios: 0

Como viene siendo costumbre en los últimos tiempos, una jornada más el Ibex 35 ha vuelto ha sufrir un lunes negro, con una caída del 2,76%, situándose ya por debajo de los 6.900 puntos (en concreto, 6.846 puntos), que es a su vez el valor más bajo desde 2003. El selectivo español es un buen indicativo de la delicada situación que esta viviendo la economía española, en plena recesión y con unas expectativas nada halagüeñas para el futuro.


Los resultados del resto de las grandes bolsas europeas han sido iguales de negativos, e incluso peores, ya que Milán bajó el 3,83%; Fráncfort, al 3,36%; el índice Euro Stoxx 50, el 2,87%; París, el 2,83%; y Londres, el 1,85%. Esta inestabilidad de los mercados se ve incrementada por la inestabilidad política de la Unión Europea, con la incertidumbre que ha dejado la primera vuelta de las elecciones francesas y la dimisión del primer ministro holandés al tener que acometer nuevos recortes en su país.

Sin embargo, esta situación tan negativa de la bolsa es mucho más grave en el caso español, ya que en lo que va de año ha perdido ya un 20,80% de su valor, convirtiéndose con diferencia en el peor índice de entre las grandes bolsas del mundo. La situación es aún peor si echamos la mirada más atrás, ya que en los últimos doce meses la caído ha sido superior al 30% de su valor.

Por hacernos una idea de la gravedad, baste señalar que el siguiente indicador que se encontraría en este nefasto ránking de los peores índices de 2012 sería el Merval, el selectivo argentino, que ha experimentado una pérdida del 8,94% de su valor en lo que va de año. Incluso países con grandes caídas también, como Portugal (7,49%) e Italia (6,81%) se encuentran muy lejos de la espectacular caída de la bolsa española.

Asimismo, la prima de riesgo (el diferencial entre la rentabilidad de los bonos españoles a diez años con respecto al bund alemán), se ha situado hoy en los 432 puntos y la rentabilidad se ha incrementado hasta el 5,98%. Si a esta situación le unimos las malas expectativas del FMI, del Banco de España, el problema generado por la expropiación por parte de Argentina de IPF, la realidad es que el futuro se plantea muy complicado.

Estamos en un momento muy delicado, que podría todavía empeorar en los próximos meses. Además, ahora habrá que ver si las reformas tomadas por el Ejecutivo español comienzan a tener sus frutos y se puede empezar a reducir el déficit y recuperar la confianza de los mercados, que nos permita también volver a crecer y generar empleo. Una situación muy delicada que exige el acuerdo y la colaboración entre los dos principales partidos políticos de España, y no los ataques continuos entre ambos y la crispación que está poniendo en marcha la oposición. España exige unos políticos responsables y que estén comprometidos con su país.

 

Comentarios (0)

Envía tu comentario
Nombre:  
Email:  
Mensaje: